viernes, 20 de mayo de 2011

Las primeras medidas econòmicas en la repùblica

La intervención estatal tiene una profunda raíz en el proceso de crecimiento paraguayo. Desde el colonialismo hasta el presente, el Estado sigue teniendo un rol preponderante en el campo económico.
El advenimiento de la independencia del Paraguay permite la instalación de la Primera junta Gubernativa en junio de 1811, conformado por el Tte. Cnel. Fulgencio Yegros, y los vocales José Gaspar Rodríguez de Francia, Pedro Juan Caballero, Francisco Javier Bogarín y Fernando de la Mora. Era obvio, que tras las políticas económicas proteccionistas, esclavistas y subyugantes impuestas durante la colonia, que las primeras acciones de esta Junta de Gobierno instalada en el año 1811 y de los próximos gobiernos instalados, se concentren en medidas económicas que acompañen y afiancen el nacimiento de la nueva República del Paraguay. Efraím Cardozo (1987) refiere que los primeros paquetes económicos nacionales fueron dirigidos hacia la población nativa, esto es, los indios fueron declarados libres del pago de tributos y con un sistema de localización geográfico a lo largo del Río Paraguay; además de entrever que el inicio a la inversión directa extranjera se abría con las primeras concesiones publicas a empresarios norteamericanos bajo un plan de colonización del Chaco. En este período el país continuaba usando las monedas de origen español, por lo que los medios de cambios eran peso corriente, el real corriente y el cuartillo corriente sumados a las monedas de oro y plata eran usadas por la población para el atesoramiento y como referencia de cambios.
No se tiene evidencia de disposiciones integrales a nivel económico, sino más bien se pueden ver medidas aisladas, tendientes a solucionar problemas estructurales específicos que afectaban el normal desarrollo económico sectorial. La nueva Junta instalada recibe a una nación sin salida al mar, con gran dependencia económica y política proteccionista del transporte marítimo y del mercado de los países limítrofes. Por ende, toda la diplomacia fue dirigida básicamente hacia el reconocimiento de la independencia del Paraguay. Como toda nueva nación independiente, los problemas fronterizos aún no aclarados y con muchas dudas, tuvieron sus efectos negativos; tales como el bloqueo de las principales salidas marítimas del país y en especial por la situación de Corrientes. Las primeras misiones para negociar la libre navegación comercial entre Asunción y Montevideo fracasaron, sumado a esto los ataques de saqueo a productos paraguayos en barcos paraguayos.
Es interesante destacar, que como efecto político, las medidas proteccionistas económicas eran muy usadas, tales como la medida fiscal de Buenos Aires de duplicación de impuesto a los tabacos importados (3 pesos por arroba) aplicando al Paraguay un impuesto moderado en 1 real y medio, utilizando así esta herramienta fiscal como arma de negociación (Cardozo, 1987).
Una breve pincelada de las medidas económicas de aquellas épocas denota el carácter político que las mismas contenían al afectar directamente la independencia del Paraguay. De hecho, la historia muestra que precisamente fueron estas providencias económicas que agobiaban al pueblo paraguayo, una de las causas del gran disgusto de la sociedad contra el triunvirato, permitiendo la vuelta del Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia en 1813 (quien había renunciado en 1811), con poderes más autoritarios y sobre todo con fuerte rol protagónico del Cabildo como la máxima autoridad institucional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada